Posteado por: pablolopez | abril 1, 2008

Musa

Gris casi negro,

casi oscuro, casi triste…

me balanceo pensativo en la butaca de los días,

no puedo dormir, mis ojos no se cierran,

pero no dejo de tener pesadillas.

Los ojos me lloran y tengo

las manos atadas ¿me oye alguien?

quizás, más bien todo lo contrario ¿o no es así?
quizás el suelo se reblandezca y todos me vean, pero

nadie se dé cuenta. Por

eso he venido aquí, tierra de penumbra,

lloros de tinta, saudades neblinas.

¡Tú! No tú, tu otra tú, la de más allá, la que no existe, la que he

visto

en mis sueños, en la calle, en mi casa, en mi cama.

Se desvaneció al rozarla con mis labios, pero a veces

creo sentir la pasión de los besos que nunca le di.

Podría dibujarla con los ojos cerrados o abiertos, da

igual. No sé cómo es y por eso mismo

no importa como la dibuje, no importa

nada, pero cualquier cosa me pesa

en este camino de paciencia.

Anuncios

Responses

  1. Siempre fui (y soy) impaciente. No sé ni me gusta esperar…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: