Posteado por: pablolopez | junio 10, 2008

Extravagancias de la imaginación

No todo. Todo. Nada. Nadie.

 

Hoy me he levantado con un sentimiento de angustia en el pecho, como si supiera de alguna extraña manera que hoy iba a suceder algo importante en mi vida. Al lavarme la cara me di cuenta de que no podía quitarme la cara de cierta tristeza que enseñaría por la calle a cuantos me miraran. Mis manos estaban doloridas, como si hubiese estado dando puñetazos contra la pared y tuviese los dedos rotos. Afuera el cielo limpio no significaba nada para mí. Tenía nublada la mente por precipitaciones de sentimientos que no encontraban descanso en ninguna parte. Casi tropecé y me acorde de la noche que había pasado casi en vela, velando la ausencia de la mujer que no conozco o no sé si conozco.

 

Y como siempre, ahora escribo todo esto con una mano que miente y otra que dice la verdad, velando mi vida y mis pensamientos pues todo esto es falso, en parte. Pero no me importa, porque lo que yo quiero es escribir y expresarme y expresar algo que quizás no sea yo o que soy yo cuando soy poeta, cuando estoy triste y solo, pero sé que esta tarde, otra vez rodeado de gente y amigos, volverá a mi la sonrisa y la alegría de las noches dormidas apaciblemente después de haber disfrutado de una buena película, como si nada de lo que pasa o no pasa me afectase. Quizás sea mejor así.

 

No sé si la desgracia es atractiva ¿lo es? ¿lo es para el poeta? ¿me iría a Siberia sólo porque me fastidia como Pessoa? con Pessoa lo haría, probablemente… quiero gritar de dolor y quemarme sin dejar rastro, tan sólo un eco de un grito desesperado y crepitar de una hoguera ¿Qué me falta que me siento tan sumamente desgraciado?

 

 

Me faltas tú.

 

 

 

Dormiré y no recordaré nada de lo que he dicho o pensado, ni siquiera lo que he vivido. Dormiré y me despertaré o pasaré la noche en vela imaginándome lo que no vivo y quiero o no quiero vivir.


Responses

  1. Y sigo sin poder no leer hasta el final ^^

  2. Te sigo desde las sombras y, qué decirte… Te mereces tres puntos (colega) por esta entrada. Qué lírico y qué puñetero eres cuando quieres.

  3. Cuando quiero y estoy inspirado (para lo cuál no me hace falta alcohol menos mal, sino acabaría como Poe y esta gente :D), en cuanto a lo de ser puñetero es una constante en mí :D, no puedo evitarlo. Saludos y gracias por leerme.

    P.D: Xarleen, un día escribiré algo tan largo largo largo que no podrás leerlo hasta el final… al menos de seguido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: