Posteado por: pablolopez | junio 19, 2008

Extravagancias pasajeras

No sabía como funcionarían las cosas, de repente todo el mundo andaba alborotado, como las hormigas de un hormiguero que acaba de ser pisado. De un lado para otro, todos buscan lo mismo, pero no en las mismas personas ¡son tan pocos a los que queremos y tan pocos los que nos quieren!

Por el metro y la calle se cruzan miles de miradas y si pudiesemos leer los pensamientos podríamos ver muchas atracciones que acaban en Avenida de América o en Nuevos Ministerios. Quizás esos pensamientos continúen hasta salir de la boca de metro o, incluso, más allá, pero acaban muriendo y el amor posible, aunque siempre algo de platónico, pasa los tornos mientras nosotros seguimos en el andén, esperando otro tren.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: