Posteado por: pablolopez | junio 25, 2008

Extravagancias de las visiones del paraíso

Mañana todo quedará olvidado, mañana volveremos al lugar de donde venimos y recordaremos que las cosas, realmente, no importan tanto. Nadie se preguntará por Dios aunque sigamos sin saber quién es. El paraíso también es misterioso, pero es algo más llevadero que esta tierra. Las mañanas son algo más soleadas, pero también llueve y hace frío. En realidad, el paraíso es lo mismo que vivimos. Una nueva vida que vivimos como vivimos la primera, por eso se dice que en esta vida se gana la nueva.

Dios sigue sin aparecer, no porque no exista, sino porque es humilde y nos dejó libertad para actuar a nuestro antojo. Sigue habiendo catástrofes naturales que matan a miles de personas, siguen muriendo niños nada más nacer, sigue habiendo guerras y muerte, pero ahora gran parte de nosotros ya sabe para que está en el mundo y porque tiene sentido su existencia. Antes la muerte quizá nos diese excesivo miedo, pero ahora estamos dispuestos a vivir por una causa si así vamos a ser felices. Antes pocos se arriesgaban.

El amor sigue siendo lo más maravilloso del mundo y ahora más gente se decide a buscarlo de forma sincera, porque saben que no hay otro camino más directo a la felicidad.

Mañana todo quedará olvidado, mañana volveremos al lugar de donde venimos y recordaremos que las cosas, realmente, no importan tanto. Mañana descubriremos la belleza del color que no vemos hoy y nos daremos cuenta de la cantidad de cosas maravillosas que nos suceden a lo largo del día. Disfrutaremos los tramos de sol en las aceras cuando hace frío y las de sombra cuando hace calor, sentiremos las caricias del viento a su paso como una mano cariñosa y tierna, nos volverán a parecer extraordinarios los árboles que nos encontramos, como aquellos niños que dicen “¡mira mamá, un árbol!”, como si fuera algo sorprendente y maravilloso. Mañana el mundo habrá cambiado, mañana dejaré este mundo y viajaré al paraíso cuando me haya quitado las gafas de la rutina y descubra los soles que iluminan mi vida y el cielo que me sirve de manto. Mañana, sí, mañana crearé el paraíso que Dios no hizo para mí en este mundo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: