Posteado por: pablolopez | noviembre 2, 2008

Trascendencia fuera de los sueños

Si Dios existe quizás me escuche

y si no existe

quizás me alegre pensar

que podría escucharme.

Al final me es igual,

la trascendencia no sale de casa.

Te doy un beso

y me voy a la cama.

Para cuando llegas ya estoy dormido,

te abrazas a mi espalda

y me hablas en sueños.

Quizás no todo esté perdido,

quizás aún sea posible ser feliz

– a pesar de toos estos sueños que me devoran –

Mañana hará frío por la mañana,

como siempre,

y nadie se lamentará por ello.

Excepto yo

que – gritándole a Dios –

le pediré

un poco de calor

fuera de estos sueños.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: