Posteado por: pablolopez | noviembre 4, 2008

La noche en vela

Llega un momento

en que ni siquiera la almohada consuela.

Te mueves sin encontrar lugar para ti en la cama

– ¿o será en el mundo? –

y caen las sábanas

y tienes sed

y estás en vela de madrugada

y mañana será otro día

– o eso pensabas –

pero mañana no era otro día.

Sólo tenía un nombre diferente

para los mismos problemas.


Responses

  1. Me gusta mucho el final: “Sólo tenía un nombre diferente / para los mismos problemas”.

  2. Como siempre magnífico, ejemplo a seguir sin duda.

    Y es que los problemas con el tiempo no pasan, como mucho se hacen más grandes y complicados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: