Posteado por: pablolopez | enero 26, 2009

Ole tus huevos (ecos nº3)

– ¡ole tus huevos, Pablo, ole tus huevos! No te preocupes, porque con esa actitud todo va a ir bien – me dijo sin que yo pudiera reprimir las lágrimas que hacía tiempo habían empezado a brotar de mis ojos.

Continuamos hablando y terminamos el helado que nos estábamos tomando en el segundo piso de la tienda y me llevó a casa en su coche. A los pocos días cogi el tren y me fui a Sevilla. Aquel fue el peor y el mejor año de mi vida. No me arrepiento. Lo pase mal, francamente mal, sufrí mucho, pero el mundo se desplegó ante mí como un abanico y pude respirar la vida tal como es en la realidad. Pude abandonar la pecera para ir al mar.

Recuerdo los paseos en bici a la vera del Guadalquivir, mis pasos lentos por el parque Maria Luisa, las esperas a la entrada de la facultad, las canciones y las guitarras, las risas, las miradas, las sonrisas, las palabras… Sevilla es la vida misma. Mucha pena y mucha alegría, mucho sentimiento ¡y mucha poesía! En Sevilla comencé a escribir poesía, poesía de Luz, más tarde llegarían las de sombras.

Aún están aquí.


Responses

  1. los ecos…:)

    cambiando de tema mi amor que frío
    está haciendo por ahí. ya hubiera ido yo a darte calorcito 🙂

  2. si no estuviéramos tan lejos…:(


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: