Posteado por: pablolopez | abril 16, 2009

Improvisaciones de una luz perdida

Llegará un día en que no recuerde todo esto,

en que las palabras no sean milagro

ni las miradas transfiguraciones, ilusiones

de una nada que quiere ser todo.

Te leo, te observo y te siento

tenuemente, como el olor del mar,

pasar a mi lado casi rozándome

– ¿o será mi imaginación? –

sin volver la mirada,

como una diosa que creó el mundo y se fue,

como una diosa que pasa y se queda,

aunque se vaya.

Tú no miras atrás,

yo camino de espaldas

y mi vista es mi carga

– flores marchitas –

pesadas como la muerte ajena

que sin tocarnos nos llena

el estómago, el corazón y la mente

– la depresión –

y vuelve cada cierto tiempo

para recordarnos

lo que no queremos recordar,

que ya no está ahí,

que ya no estás aquí

– raíz profunda de mi ser –

y ya no volverás.

Menos mal – pienso –

pues otra llegará.

Y cuando la vea

con voz sincera diré

– Este Ea!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: