Posteado por: pablolopez | mayo 31, 2009

Una caída

El cielo se va y deja sobre nosotros

un vacío extraño y desnudo

de toda esperanza e ilusión.

Ya no hay velas ni mantos,

todo sucumbió al desastre

que imaginamos en nuestra ignorancia

y que -sin saberlo- nos mata.

No pongas flores junto a mí, no las pongas porque

aún no he muerto

aunque mi biografía termine aquí.

Deja que pasen mis días mirando

por la ventana sin ver nada bueno

y lamentarme por todo

sea lo que sea,

nada será bueno, nada

me devolverá ese querer hacer de la juventud,

ese soñar adolescente

ni esas ganas de querer hacer y soñar…


Responses

  1. Muy bonita la poesía

  2. Muchas gracias! 😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: