Posteado por: pablolopez | junio 26, 2010

Huérfano de los segundos y la sangre

No tengo consuelo,

no me quedan consuelos,

las esperanzas se apagaron el dia de mi nacimiento.

Mi ser no es mío

yo no soy la esencia de lo que me define,

yo no soy otra cosa

que hijo de mi tiempo

y de mi familia.

Una extraña mezcla que me lleva

a no ser hijo de nadie,

a ser el huérfano de la sangre y los segundos

que no dan tregua ni descanso,

haciendo más dificultoso mi paso

por este mundo plano e inclinado,

no sé si cuesta arriba o cuesta abajo,

en el que sólo sé que me caigo

y no sé si habrá alguién para recogerme al fondo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: