Posteado por: pablolopez | octubre 29, 2011

La culpa ajena

A veces las cosas no son como quisiéramos

y buscamos culpables

¿tú? ¿yo? ¿el mundo? ¿los otros?

Nadie lo sabe, pero

culpar no cuesta nada

y es un desahogo.

Y Es lo fácil

¿para qué plantearnos responsabilidades?

¿por qué examinar nuestra conciencia?

Nos lo impide nuestra lógica y nuestra inteligencia,

cegadas por el ego,

por eso nosotros nunca estamos mal,

es el mundo quién lo está.

Y así, vivimos en lamentos

de quejas y lágrimas

de cosas que se nos escapan

por su complejidad

y nuestra ignorancia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: