Posteado por: pablolopez | septiembre 8, 2007

La presencia

La presencia se esfumó

y de ella sólo quedó

un eco de dolor.

 

El tiempo se convirtió en espera,

la soledad en añoranza,

que acariciaba mi alma con sus recuerdos,

con todo lo que quedó de ella conmigo,

con todo lo que quedó de mí consigo…

 

Y mi mente es incapaz de ir tan lejos,

de amarla en ausencia,

de amarla sin conocerla,

y sin embargo la amo.

Pues tengo corazón, y

mi corazón la ama, la necesita, la siente, la sufre…

y también la espera.

 

 

Su presencia se esfumó,

y de ella sólo quedó

un eco de dolor.

 

El deseo de un reencuentro,

un nuevo amanecer,

la ola que vuelve a la orilla,

la sonrisa de cada día,

el amor presente,

en cada instante,

a pesar del vacío,

a pesar de la ausencia,

porque siento que en realidad,

no se ha ido,

a pesar de estar tan lejos.

 

Pero quizás sea lo mejor,

temo conocerte, temo hablarte,

tu persona me relega a un cobarde silencio,

a un amor encogido,

a un sueño posible, ¡sí!

un sueño que ansía hacerse realidad

y saludarte cada día.

Anuncios

Responses

  1. Siempre Ella.

  2. siempre Este ea!

  3. Siempre pensé que aunque hubiera que esperar, lo importante es que, precisamente, hubiera algo por lo que esperar. Y realmente, cada reencuentro hace que esa espera valga la pena. Pero simpre fui muy impaciente, y lo sigo siendo…

  4. puchik ya iba a llorar yo…es ke me recorde de algo…leete mis post desde julio y entenderás 😦 😦 😦

  5. les echaré una ojeada 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: